sábado 14 de mayo 2022

Crean la versión andina de la Mona Lisa

Vestida con la elegancia de las cholitas bolivianas, la obra es una de las creaciones de la infatigable aymara Claudia Callizaya.

Cuando se encontró con la famosa pintura de Mona Lisa, planeó hacer su propia versión, pero representarla como una cholita

El camino de Claudia Callizaya para lograr su sueño de ser artista profesional no ha sido fácil. Nacida en la comunidad de Kalla Baja, a más de 120 kilómetros de La Paz, esta admiradora del realismo renacentista debió combinar la maternidad y el trabajo del campo para estudiar bellas artes.

Compaginando los estudios con el cuidado de sus hijos, que actualmente tienen 7 y 5 años, las tareas del hogar, y el cuidado de sus ovejas, a sus 32 años, está por culminar la carrera de Artes Plásticas en la Universidad Pública de El Alto (UPEA), donde adquirió los conocimientos y técnicas necesarias para cultivar su pasión por la pintura.

Una Mona Lisa vestida con la elegancia de las cholitas bolivianas y una versión de la Venus de Botticelli con rasgos indígenas son algunas de las creaciones de Claudina, el nombre artístico que eligió Callizaya para firmar sus obras.

“Me gustan las pinturas renacentistas de estos artistas antiguos, de Leonardo da Vinci, Miguel Ángel o Rafael, porque en estas obras veo que pintan los rostros, los pliegues de los vestidos están perfectos, parecen fotos”, por lo que quiso hacer obras similares.

Cuando se encontró con la famosa pintura de Mona Lisa, planeó hacer su propia versión, pero representarla como una cholita. Es decir con el tradicional bombín, cobija, blusa y cabello atado en dos largas trenzas, además de las elegantes joyas que suelen llevar estas mujeres aymaras.

Lo hice pensando que las mujeres con falda, vestido o pantalón no debemos discriminarnos porque todas somos mujeres y debemos unirnos para apoyarnos, para salir adelante”, dijo.

El cuadro forma parte de la exposición inaugural de la Galería de Artes Plásticas de la UPEA con creaciones de Claudina, entre las que también destaca su versión del Nacimiento de Venus con una cholita desnuda parada sobre un aguayo, la tela tejida por los indígenas, y alguien intentando cubrirla con una manta.

Claudina recuerda con especial agradecimiento a su maestro de arte de primaria, Ramiro Tola, quien una vez le dijo que “el arte es la ventana por donde se ve el mundo” y la instó a estudiar esta disciplina.

Cerrar