viernes 29 de octubre 2021

El “efectivo” test de embarazo que ya usaban los egipcios hace 3.500 años

Este insólito método no sólo confirmaba el embarazo sino que podía predecir el sexo del bebé.

Confirmar las sospechas de un embarazo es una preocupación tan antigua como la misma humanidad, y a lo largo de la historia las personas han encontrado toda clase de soluciones para ello. Muchos de ellos, como el método griego de la cebolla, hoy nos parecen completamente absurdos; sin embargo, los antiguos egipcios conocían una técnica sorprendentemente ingeniosa, y, al parecer, efectiva.

De hecho, no es de extrañar que este peculiar test de embarazo se siguiese empleando al menos hasta la década de 1970, teniendo siempre presente que ya aparece documentado en un tratado de nefrología de 3.500 años de antigüedad encontrado en Egipto.

Trigo y cebada

El funcionamiento de la prueba es sencillo. Lo único necesario era un puñado de semillas de trigo y otro de semillas de cebada. La mujer, entonces, debía orinar sobre ellos durante varios días.

Una de las cosas más sorprendentes es que este método no sólo permitía saber si la mujer estaba embarazada, sino que también informaba del sexo del futuro bebé: si germinaba el trigo, significaba que se trataba de un niño y si lo hacía la cebada, de una niña. Por eliminación, cuando no germinaba ninguna semilla se podía descartar el embarazo, recoge 20 Minutos.

Una efectividad del 70%

Hay un par de elementos que, intuitivamente, indican que este test podría ser algo más que una vieja superstición. El primero es el hecho de se base en la orina (como sabemos, es también la base de los test modernos más habituales debido a que contiene hormonas que pueden darnos la información deseada) y el segundo es su supervivencia a través de los milenios. Sin embargo, en los años 60 un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Estadounidense comprobó la eficacia del método egipcio.

Para ello, regaron distintos grupos de semillas de ambos cereales con orina de mujeres embarazadas, mujeres no embarazadas y hombres. Lo que observaron es que las predicciones de los egipcios se cumplían en un 70% de los casos

Por supuesto, los métodos actuales tienen una fiabilidad mayor, por lo que podemos decir que este viejo truco ha quedado obsoleto. Sin embargo, enseña una valiosa lección sobre la importancia de no subestimar las civilizaciones pasadas, sus conocimientos y su riqueza cultural.

Foto: Shutterstock.

Cerrar