viernes 15 de abril 2016

Esta es la cruel realidad de por qué 61 millones de niños crecen sin sus padres en China

Muchos dejan solos a sus hijos por ir a trabajar en otras ciudades

Se les llama los "niños dejados atrás". No se los considera abandonados porque sus padres, pese a estar a varios kilómetros de distancia, no pierden contacto con ellos.

Se trata de 61 millones de niños cuyos padres han salido de las áreas rurales de China para ir a trabajar a las ciudades, mayoritariamente en fábricas, pues allí es donde gran parte del poderío económico chino se ha erigido.

En la mayoría de los casos, los niños quedan al cuidado de familiares, generalmente a cargo de sus abuelos.

Sin embargo, no todos corren con esa suerte. En algunas escuelas de las zonas rurales, hasta el 80% de los alumnos están creciendo sin sus padres al lado.

En un humilde hogar en una de las remotas regiones de China, viven Tao Lan, de 14 años, y su hermano menor.

Además de ayudarlo con su tarea, la adolescente se encarga de las labores del hogar y de cultivar una parte de sus alimentos, pues viven solos.
Sus padres viven en otra parte de China y los van a visitar una vez al año.

"Cuando estás triste o molesta por algo que pasó en la escuela ¿debe ser duro no poder contárselo a tu papá o a tu mamá?", le preguntó Sudworth a Lan.

La niña miró hacía el suelo y con la voz entrecortada respondió: "No les puedo contar porque mi mamá y mi papá llevan una vida dura fuera. No quiero que se preocupen por mí".

En otro hogar vive Tang Yuwen, de 11 años, su hermanito, dos primitos y su abuela. "Mis padres no viven aquí. Trabajan en otra ciudad, en fábricas haciendo ropa. Sé que les cuesta mucho hacer dinero, pero los extraño mucho. Es muy doloroso", dijo el niño.

 

Fuente: BBC Mundo

Cerrar